#15 – ¿Qué pasa si a un cliente no le gustan tus textos copywriting?

Qué pasa si a un cliente no le gustan tus textos copywriting
También puedes escucharlo en:  itunes spotify ivoox

¿Tienes miedo a que tus clientes te den un feedback negativo sobre los textos que has preparado para ellos? Descubre cuándo puede ocurrirte esto y cómo evitarlo o, al menos, salir airoso.

Cuando a tu cliente no le gustan tus textos

El miedo a que tus clientes rechacen los textos que redactas para ellos suele aparecer cuando comienzas a ejercer como copywriter. Hay quien retrasa conseguir a sus primeros clientes de forma inconsciente a causa de esto. Y este miedo está muy relacionado con el síndrome del impostor del que hablábamos en otro capítulo.

¿Pero a quién le ocurre de verdad algo así?

Sobre todo aquellas personas que no tienen una base técnica sólida. Porque la clave aquí está en argumentar, una de las habilidades más importantes si te dedicas al copywriting.

Para argumentar necesitas conocer en profundidad el lenguaje y las técnicas utilizadas para hacer entender al cliente tus decisiones en el caso de que te cuestione.

Porque sí, eso va a ocurrir.

Tus clientes serían capaces de redactar un texto con más o menos faltas, mejor o peor escrito, sin o con técnicas publicitarias… Pero la realidad es que usar palabras escritas es un acto cotidiano.

Por lo tanto, que no te extrañe que de vez en cuando te toque un cliente que diga: «Esto no me gusta. Yo lo haría de otra forma». 

¿Cómo evitar los feedbacks negativos?

Anticipándote.

La anticipación te aporta tranquilidad si sufres de ese miedo al feedback negativo. Y cuantos más clientes trates, más fácil te será identificar qué necesitan para sentirse satisfechos.

Estos son algunos de los trucos que yo misma pongo en práctica, dependiendo del tipo de cliente:

  • Añadir comentarios en algunos de los párrafos del primer borrador (compartido como documento colaborativo en Documentos de Google Drive) para que entiendan la elección de determinadas palabras o recursos y puedan responder a los mismos.
  • Grabar un vídeo compartiendo pantalla y explicando punto por punto lo que has hecho y por qué, sobre todo si los clientes no están acostumbrados a herramientas o documentos colaborativos.
  • En productos de ticket muy alto, mantener una reunión por videollamada donde realices esa explicación en directo y contestes a sus dudas al momento.

¿Y qué hacer cuando recibes el feedack?

Tienes 2 opciones:

  1. Valora si lo que dice tu cliente tiene sentido y puedes incorporarlo para que se sienta escuchado.
  2. Argumenta por qué has elegido ese modo de redactar o esa frase en concreto.

En ambos casos, debes dialogar. No puedes limitarte a enviar un documento de texto y desaparecer, eso no es ser copywriter. 

¿Cómo practicar la argumentación?

Auditando.

No hace falta que esperes a que te contraten una auditoría para hacerlo, puedes practicar solo. Y eso mis alumnos lo saben porque las auditorías son un ejercicio recurrente en mis mentorías.

Audita tanto textos de otros como textos tuyos que ya lleven un tiempo publicados. Y nada de quedarte en la superficie. Analiza a fondo por qué escogiste un verbo, cuál es la técnica aplicada en cada titular, etc.

Recuerda que redactar textos con técnicas copywriting no es escribir bonito. Debes ser capaz de explicar por qué has decidido redactarlo así.

Por eso en el episodio sobre legalidad te comenté lo importante que es que tus contratos dejen claro que posees el conocimiento suficiente para realizar el trabajo y que no es una cuestión de gustos, sino de conocimiento técnico. De esta forma te proteges de que el cliente pueda decir: «El texto no me gusta, devuélveme el dinero».

Esto forma parte del proceso de trabajo, pero hablaremos de ello en futuros episodios.

🎙[PODCAST] ¿Qué haces si el cliente te dice que no le gustan tus textos? ¿Devuelves el dinero y sales corriendo? ¿Dices que sí a todo? Aquí tienes 2 técnicas para evitar esos disgustos👇 #Escriviviendo #redacción #copywriting

Un resumen sin censuras:

Si quieres evitar o frenar a tiempo los feedbacks negativos, anticípate y argumenta.

Y ten en cuenta que para argumentar necesitas tener una buena base conocimientos técnicos, que solo se consigue mediante el estudio y la práctica. Así que, ¡a auditar!

Aquí te dejo un ejemplo de auditoría de hace unos años donde analizo en directo la web de una seguidora, por si te sirve de inspiración.

Y hasta aquí el episodio de hoy. Te leo en los comentarios y recuerda: escribe siempre para conquistar. ❤️

Momento spam-del-bueno :P

¿Quieres aprender copywriting? 

Recuerda que puedes leer mis libros y hacer mis cursos.

Curso Copywriting General: el curso más completo con todo lo que sé sobre copywriting y persuasión. 14 módulos, 75 lecciones, 10 bonus y mucho más.

Haz clic para verlo »

Manual Copywriting Web: mi manual digital con más de 300 páginas y plantillas para escribir todos tus textos de venta. Miles de lectores y actualizaciones de por vida.

Haz clic para verlo »

Neurocopywriting: mi libro sobre escritura persuasiva y ciencia. En versión digital y en papel. ¡Bestseller 2 años en Amazon! 

Haz clic para verlo »

Curso Copywriting para WhatsApp Business: aprende a escribir para vender a través de WhatsApp. Vídeos y cuadernillo de trabajo por 59 euros (impuestos incluidos)

Haz clic para verlo »

4 comentarios en “#15 – ¿Qué pasa si a un cliente no le gustan tus textos copywriting?”

  1. Mil gracias Rosa, me encantan tus podcast.
    Justo hace un par de semanas me pasó con un cliente que me pidió un texto urgente al que ni siquiera resolvió el Cuadernillo de Investigación con el que me apoyo para conocer mejor su producto y cliente ideal.
    Me dio solo un día (era una landing de registro) y por supuesto, aunque ya tengo experiencia en este camino como Copywriter, me sentía perdida porque la única información que tenía era un par de notas de voz.
    Intenté hacer lo mejor que pude, y pues a él no le gustó el texto.

    Es primera vez que me rechazan un texto y en realidad me di cuenta que recibir textos urgentes no es buena idea y mucho menos con la poca disposición del cliente de brindar información (ni siquiera habíamos hablado de precios)
    Según él, escribir Copys era muy sencillo y no necesitaba el Cuadernillo de Investigación para saber cómo se comunicaba y cómo escribir para su cliente ideal.

    Ahora que escucho tu podcast me siento comprendida.

    Abrazos mi querida Rosa.

    1. Hola, Cathe:

      Muchas gracias por compartir tu experiencia. El tipo de cliente que describes es aquel que no da valor a tu trabajo.

      ¿Mi recomendación? No aceptes esos proyectos con mucha urgencia y poca implicación por parte del cliente. Y nunca nunca entregues un trabajo sin haber hablado de precios y recibido al menos un porcentaje de tus honorarios.

      Recuerda lo que hablamos en el episodio sobre contratos de redacción. Siempre debes trabajar protegida.

      Un abrazo y mucho ánimo eludiendo a este tipo de cliente. 🙏 😊

  2. Como siempre, Rosa, enhorabuena por este episodio.

    La verdad es que te explicas tan bien y tienes un tono de voz tan bonito, tan de locutora profesional, que resulta muy agradable escucharte.

    A mis clientes de copy siempre les envío un vídeo en el que les explico por qué he usado cada elemento de la página. Y la verdad es que les vienen muy bien las explicaciones (cuando se molestan en abrirlo y verlo, claro está).

    Pero, en cambio, no hago lo mismo cuando mando un post para blog.

    De hecho, uno de mis clientes, suele poner algunas pegas tontas cuando recibe el primer borrador.

    Se trata de una empresa de productos técnicos, con muchos departamentos, en los que los responsables de cada división se consideran semi-dioses.

    El equipo de marketing está subordinado a ellos y no dejan que nada se publique sin su aprobación.

    El problema es que, como técnicos que son, están empeñados en usar un montón de tecnicismos y un lenguaje oscuro y complejo. No tienen en cuenta que los jefes de compras (a los que se dirigen los posts en el blog) no son técnicos y agradecen explicaciones claras y menos tecnicismos.

    Pero es una pelea continua con ellos.

    En ocasiones, me han llegado a corregir la sintaxis de algunos párrafos, para hacerlos más enrevesados, complejos e ininteligibles. Y si les digo que la corrección propuesta no tiene sentido, porque hay errores de sintaxis, y fala de claridad, encima se ofenden. Así que me paso todo el día lidiando con ellos.

    Pero qué se le va a hacer: pagan bien y a tiempo. Y eso hoy en día es un triunfo.

    1. ¡Hola, Ricardo!

      Muchas gracias por tu comentario y piropos a mi voz radiofónica. La verdad es que disfruto como una niña grabando estos episodios. :)

      Sí que tienes una buena faena entre manos con ese cliente. Entiendo que ya has intentado anticiparte y argumentar por activa y por pasiva con ellos sin éxito. Llegados a ese punto solo te quedan dos vías de acción: o despides a tu cliente, o dejas por escrito y bien claro que no te haces responsable del daño que puedan hacer sus «correcciones» (por llamarlas de alguna forma) a tus textos.

      Y viendo que en el resto de aspectos es un buen cliente, solo puedo desearte paciencia. :)

      Un abrazo enorme. Nos seguimos escuchando y leyendo por aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *