Descubre cómo superar el síndrome del impostor: 9 claves y mi experiencia personal

9 claves para superar el síndrome del impostor

¿Tu voz interior te dice que no vales o que no serás capaz?

Supera el síndrome del impostor con 9 consejos que sí FUNCIONAN y aprende con mi experiencia real.

Cómo superé el síndrome del impostor

Después de años enfrentándome a él día tras día, hoy puedo contarte las dos caras de la moneda desde la experiencia:

El síndrome del impostor nunca desaparece por completo, pero sí se puede mantener bajo control aprendiendo a identificarlo y atacándole con sus propias armas.

Te cuento mi experiencia personal en el vídeo (Aviso: esta historia tiene final feliz. :)):

¿Prefieres leer? Descubre la claves que uso a diario para mantener a raya el síndrome del impostor.

Consejos para vencer el síndrome del impostor

1. Toma consciencia

El primer paso es reconocerlo.

¿Escuchas esa vocecita dentro de ti que siempre te pone la zancadilla, te convence de que nunca sabrás suficiente o te dice que si lo que haces no es 100% perfecto no valdrá para nada?

Ese es el síndrome del impostor susurrándote al oído desde el interior.

Si quieres ponerle freno, acallar los miedos que te infunde y superarlo, necesitas identificarlo.

¿Cómo? Yo tengo un truco para darme cuenta cuando mi síndrome del impostor toma las riendas de mi vida: escribir mi diario de emociones cada noche antes de acostarme.

Plasma lo que sientes en el papel, mira hacia dentro y localiza ese discurso que solo sirve para poner límites a tu potencial.

2. Piensa en positivo

Las palabras tienen mucho más poder del que imaginas. Si te dices a ti mismo ‘No valgo’ o ‘No puedo hacerlo’, tu mente y tu cuerpo acabarán creyéndoselo.

Por eso es tan importante cambiar el discurso que arrastra el síndrome del impostor para darle la vuelta y empezar a usar un lenguaje positivo.

Pero esto es más fácil de decir que de hacer, ¿verdad?

Aquí tienes algunos consejos para ponerlo en práctica:

  • Lee el libro ‘La ciencia del lenguaje positivo’ de Luis Castellanos. Con él no solo serás más consciente del poder de tus palabras, sino que aprenderás a ser más persuasivo en tus textos con intención de venta o en tus conversaciones con clientes. No en vano es una de las lecturas que recomiendo a mis alumnos.
  • Rodéate de personas estimulates, que te carguen de energía y te ayuden a ver el lado bueno de las cosas. Y, al mismo tiempo, huye de esos individuos que no paran de quejarse sobre sus problemas o que siempre ponen pegas cuando les hablas de tomar riesgos, crecer o hacer algo nuevo.
  • Descansa y realiza actividades que te hagan feliz. Reserva unos minutos al día para cuidarte y quererte sin condiciones. Sal a pasear, nada, ponte un capítulo de tu serie favorita, pinta, escribe, ríe, queda con amigos, háblale a la flor que tienes en la ventana, medita, saborea tu té favorito o quédate mirando la puesta de sol. Tú eliges, pero hazlo.
  • Cuida tu cuerpo y tu mente haciendo deporte y alimentándote de forma saludable. Cuando te sientes bien físicamente es 100 veces más fácil mantener un buen estado de ánimo, la mente despejada y un discurso positivo en tus pensamientos.

3. Pregunta a los demás

Puede que no te lo creas, pero (casi) todo el mundo ha sentido el síndrome del impostor en algún momento de su vida, incluso la persona menos te esperas.

Lo sé, te parece imposible. Sin embargo es cierto y puedes comprobarlo:

Pregunta. 

A tus compañeros de profesión, tus amigos, tus jefes, tus mentores…

Cuando te des cuenta de que esa persona a la que tanto admiras también se ha encontrado o sigue encontrándose en la misma situación que tú, verás que uno de los pesos que te arrastraba hasta las profundidades se desprenderá y te sentirás más ligero.

No estás solo. Lo que te ocurre es común y tú también puedes superarlo.

4. Reconoce tus éxitos

A ver si te identificas con estas situaciones:

Alguien halaga tu trabajo o te da la enhorabuena por tus logros y tú, en vez de responder ‘Gracias’ y punto, decides añadir ‘No es para tanto’, ‘Ha sido más suerte que otra cosa’, etc.

Sin embargo, si alguien te deja una crítica destructiva poniendo a bajar de un burro el guión de tu último vídeo de Youtube o añade un comentario despectivo en la foto que acabas de colgar en tu grupo de Facebook, eso lo fijas a fuego en tu memoria.

¿Te resultan familiares? Pues dales la vuelta:

  • Apunta todos tus éxitos. Que no se escape ninguno y mantén esa lista bien a mano para echarle un vistazo cuando tu síndrome del impostor llame a la puerta. ;)
  • Analiza las críticas negativas de forma objetiva. ¿Te ayuda a mejorar y crecer? Toma nota. ¿Esa persona solo está proyectando en ti sus propios miedos? Elimina el comentario, bórralo de tu mente y que cada cual trabaje su propio problema.
  • Deja de poner excusas a los piropos. Al principio te costará mucho acallar esos pensamientos que rebajan tu valor, pero puedes tomar las riendas de tus cuerdas vocales y decir solo: ‘Gracias’. Cómete la siguiente frase, sobre todo si empieza por ‘Pero…’.

5. Acepta el fracaso

El perfeccionismo es el mejor amigo del síndrome del impostor.

¿Por qué? Porque resulta inalcanzable, lo cual le da margen para machacarte sin remordimientos.

La perfección no existe, así que deja de buscarla. 

Hacer las cosas bien SÍ ES SUFICIENTE.

Así que abraza tus buenos resultados sin desprestigiarlos por no haber llegado a la excelencia y acepta tus errores o fracasos.

Los fallos que cometes a lo largo de tu carrera profesional son los cimientos del camino que te ayuda a crecer. Y es que se aprende más errando que acertando. 

Piénsalo, si nunca te equivocaras, ¿cómo te superarías?

Para enfrentarte a nuevos retos y salir vencedor debes esforzarte y estar dispuesto a caerte para levantarte después.

6. Que el miedo no te paralice

Uno de los efectos más negativos que provoca el síndrome del impostor es la inmovilidad.

Su discurso te convence de que aún no estás listo para dar el siguiente paso. ‘Debes seguir formándote, no puedes subir tus tarifas todavía o necesitas reeditar una vez más para que esté perfecto’.

Y mientras tanto, tú sigues sin avanzar hacia tus objetivos por miedo a equivocarte.

Despierta. El fracaso, como te acabo de indicar, es parte del proceso. Y sí estás preparado para dar el siguiente paso. No hace falta que des un salto al vacío pero sí que camines hacia delante.

No digo que sea fácil o que no dé un poco de vértigo. Pero piénsalo bien, la alternativa es quedarte cómo y dónde estás toda la vida. ¿Es eso lo que quieres? 

Pues muévete. 

7. Cuidado con quién te comparas

Las comparaciones son un arma de doble filo.

  • Si te fijas en alguien con menos experiencia, tu autoestima se expande y ganas seguridad en ti mismo.
  • Pero al compararte con gente de mayor éxito, lo más seguro es que tu síndrome del impostor vuelva a las andadas con más fuerza que nunca.

¿Entonces? Olvídate de eso.

Esfuérzate por ser la mejor versión de ti mismo y deja de fijarte en lo que hacen o dejan de hacer los demás.

¿Cómo? Aporta valor, comparte tus conocimientos y pon tu empeño en empresas que tengan sentido para ti. Ya verás que cuando empieces a recibir comentarios positivos agradeciéndote tu trabajo, tus inseguridades desaparecerán por sí solas.

8. Ponte metas medibles

Hay una forma muy práctica de darle en los morros a tu síndrome del impostor: define unos objetivos fáciles de medir.

Por ejemplo, imagina que eres actor de cine.

  • Si tu meta es ‘convertirte en una estrella’, ¿cómo lo medirías? ¿Con el número de películas en las que participaras, dinero ingresado en cuenta, críticas de la prensa, cantidad de personas en tu club de fans o seguidores en las redes sociales…? Incluso si pusieran una estrella con tu nombre en el Paseo de la Fama de Hollywood seguirías comparándote con tus compañeros de profesión.
  • Sin embargo, si decides que tu objetivo es ‘trabajar en 3 éxitos de taquilla’ o ‘conseguir un papel en la última película de tu director fetiche’ entonces eso sí lo puedes medir, cumplir y dejarlo por escrito para demostrarte que sí vales.

Fantasear está muy bien, pero para alimentar tu seguridad en ti mismo lo ideal es que te marques una meta medible y realista, que puedas alcanzar.

9. Pide ayuda

Sí. Así de simple.

Cuando sientas que no puedes con el síndrome del impostor, que el miedo se apodera de tus músculos mentales, busca apoyo de algún tipo:

  • Habla con compañeros de profesión para comparar y aprender estrategias nuevas.
  • Encuentra un mentor que te enseñe lo que te falta y te recuerde todas esas cosas en las que eres bueno.
  • Comenta tu situación con tu pareja o tu familia para sentirte entendido y acompañado en el proceso.
  • Busca ayuda psicológica. FUNCIONA. El cerebro es un órgano más del cuerpo, merece tanta atención médica como tu corazón o tus riñones.

Recuerda que el síndrome del impostor es más habitual de lo que crees. No estás solo en esto y tienes muchos recursos a tu alcance para superarlo.

Pero para conseguirlo, primero necesitas aplicar tu inteligencia emocional en tu propio ser, mirar hacia dentro y reconocer qué aspectos de tu vida están siendo limitados a causa de su negatividad y exigencia inhumana.

Cuéntame, ¿te frena el síndrome del impostor? ¿Qué armas usas contra él?

26 comentarios en “Descubre cómo superar el síndrome del impostor: 9 claves y mi experiencia personal”

  1. Gracias Rosa por tus palabras y ánimo. Creo que estoy en el comienzo de emprender y esa piraña suena fuerte, luego de no tener un trabajo estable por varios meses. Se oye más durante ciertos días. Lo importante es reconciliarse con uno mismo y pedir apoyo a quien sabes te impulsará por más. Un fuerte abrazo desde Argentina. Éxitos en todos tus proyectos en este 2019.

    1. Gracias a ti, Fran, por compartir tu experiencia. Te deseo lo mejor para este nuevo año con tu proyecto y que mantengas bien controlado ese síndrome del impostor. :)

  2. Ana Alicia Teran Guillen

    Gracias Rosa por qué no solo es la técnica de cómo escribir. También es cómo está el corazón, quitar todas esas barreras que nos bloquean, y pueda fluir todo el potencial.
    Tus post es una guía que nos señala ese camino.
    Gracias Rosa Morel por ser tan generosa en compartir tus conocimientos, experiencia y sabiduría.
    Saludos

  3. Sólo puedo decir una cosa: touché.
    Ahora toca estar atenta y poner en práctica tus consejos.
    Gracias y felices fiestas :)

  4. Hola Rosa, apenas sé de tí y me encanta tu estilo fresco y auténtico. Busco rodearme de información y recursos que me ayuden a construir mi marca personal ya que estoy por salir de la Universidad y quiero comenzar desde ahora promover mis servicios. Este artículo en particular me hace sentir que no estoy sola en el proceso ya que como todo egresado surge ese síndrome, por lo que te preguntaré lo siguiente:
    Bueno antes un poco de contexto. Mi situación económica no es tan buena por eso he decidido emprender como freelance sin embargo una persona me dijo que eso no era posible porque no tenía suficiente experiencia y que mejor buscara trabajo. Bien, ya tengo uno pero no de mi profesión y no me pagan lo suficiente (porque acá donde vivo casi no hay bolsa de trabajo para ello que es el marketing), sino puros trabajos administrativos de los cueles sí tengo poco más de experiencia, entonces, crees que me deba esperar hasta conseguir un empleo de lo que estudié o crees que pueda comenzar ya aunque no tenga suficiente experiencia?

    GRACIAS POR COMPARTIR. SALUDOS

    1. Hola, Cynthia
      Para poder aconsejarte bien necesitaría conocer mucho más sobre tu caso particular.

      Ofrezco este tipo de consultoría personalizada dentro de mis servicios y creo que son exactamente lo que necesitas para despejar tus dudas. Puedes ver los detalles aquí:
      CONSULTOR͍A CON ROSA MOREL »

      Un abrazo y gracias por comentar.

  5. Gracias Rosa por tu aporte de valor. Me encantó el vídeo y el artículo. Creo que todos hemos sido víctimas del temido síndrome. Es parte de nuestra naturaleza humana. Aparte de reconocerlo, creo que es bueno cambiar la perspectiva y ver esa voz como un aliado que nos reta a ser mejores. De lo contrario, si solo se dedicara a piropearnos difícilmente nos atreveríamos a salir de nuestra zona de confort. Cada vez que aparece, la utilizo como fuente de motivación, como una señal de que voy por buen camino y debo tomar acción, aunque me cueste. Una frase que me gusta mucho y nos puede ser de utilidad en esas circunstancias es: “Si te da miedo, hazlo con miedo.”
    Un fuerte abrazo, Rosa. ¡Y felices fiestas!

    1. Gracias por compartir tu experiencia, Ricardo. Y estoy de acuerdo contigo, cuando aparece es porque sales de tu zona de confort.
      Por cierto, me encanta tu frase, la apunto para la próxima vez que asome el síndrome. ;)
      Un abrazo.

  6. Genial post!!
    Siendo médico, a veces se me pasan esos pensamientos de que hay alguien que sabe más…. y que más da, lo importante es aportar valor y no saber más o menos que el resto.

    Gracias por todo lo que aportas Rosa!!

  7. Hola Rosa

    La cosas llegan cuando tienen que llegar. Si una multinacional te hace una oferta que tú crees por encima de tu habilidades, piensa que la otra parte se lo ha pensado muy mucho antes de hacértela.

    Así que algo has debido de estar haciendo bien.

    Un abrazo

  8. ¡Gracias Rosa! Muy valiosos tus consejos para este síndrome que nos bloquea a conseguir nuestros objetivos. Mil gracias por tu experiencia y tú tiempo. Un abrazo, Ángeles.

  9. Hola, Rosa.

    ¿Qué decirte? Adoro tu manera de comunicar -honesta, cercana, sabia- y esas “idas de olla” que nos hacen estallar de risa. La de este vídeo es genial.

    Aquí una impostora que, después de 20 años, decide dar el triple salto mortal sin red al vértigo de la escritura. Veinte años dándole esquinazo a un don que, como decía Capote, ha sido más un látigo que un bastón sobre el que apoyarme.

    Tras muchos años de impostura e infelicidad dedicándome a proyectos de otros, en este momento preparo mi desembarco. Quiero gritarle al mundo que soy escritora, que soy capaz de crear mundos desde la nada, que soy capaz de enamorar y cautivar al otro con lo que pienso, digo y soy.

    Estoy muerta de miedo, pero por otra parte feliz como una perdiz. Una vez libre de piedras en la mochila, estoy lista para echar a andar, ligera de equipaje, y de recorrer el resto de mi vida personal y profesional poniendo mis palabras al servicio de proyectos con alma.

    Gracias por inspirarnos, por tu generosidad sin cartón piedra, por marcarnos el camino y demostrarnos -a muchos niveles- que SÍ se puede.

    Felices Fiestas. Próspero 2019.

    Ana.

    1. ¡Qué hermosas palabras, Ana María!
      Estoy segura de que tu nueva aventura profesional dejará huella, sobre todo si le pones la misma pasión que has mostrado en estos párrafos.
      Te deseo lo mejor con tu proyecto personal y muy felices fiestas.
      Un abrazo enorme.

  10. A mí sí que me frena ese odioso síndrome del impostor, Rosa; casi todo el tiempo. Soy súper perfeccionista y tiendo a compararme a menudo con profesionales exitosos 😥. Es triste lo mucho que eso me limita, pero es asombroso que pueda evitarlo de forma tan sencilla.

    Te agradezco sinceramente que hables de este tema y nos compartas la forma en la que tú le haces frente. Me ha ayudado mucho y me tranquiliza saber que no soy la única que lo vive.

    Se nota que sabes cuidar del cerebro, no por nada te has especializado en neurocopywriting, jeje. Tus consejos son muy sabios, cada vez que me abrume esa sensación negativa de nuevo, consultaré este post 😁

    Un abrazo con cariño.

    1. Me alegro mucho de poder aportar mi granito de arena para que consigas mantener a tu síndrome del impostor a raya, Ana Raquel.

      Ánimo, ya sabes que no estás sola en esto. Un abrazo enorme. :)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos Responsable: Rosa Morel® Comunicación. Finalidad: Moderar los comentarios del blog. Legitimación: Me das permiso para moderar y notificarte. Destinatarios: Tus datos se guardan en mi hosting Raiola, cifrado con SSL y 100% seguro. Derechos: Puedes acceder, modificar y eliminar tus datos cuando quieras. Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos personales en mi página web rosamorel.com + info